Archivo de la etiqueta: Chemsex

SEX AND DRUGS

Comparto mi experiencia y opinión personal con vosotr@s.

Artículo dirigido, principalmente, a los amantes de la fiesta. Hay quién bebe y hay quién se droga pero ¿cuáles son sus efectos en las relaciones sexuales? 🙂

Hace unos días, La Vanguardia publicó un artículo titulado chemsex, sobre encuentros en el que el sexo y las drogas, en concreto la mefedrona, una droga de las llamadas nuevas sustancias de síntesis o research chemicals, son los protagonistas.

Investigando un poco en energy control  sobre los efectos de la mefedrona leo:

“Es una sustancia de efectos estimulantes y euforizantes como la anfetamina o la cocaína, habiendo usuarios que refieren efectos empatógenos como la MDMA.”

Inmediatamente por mi cabeza pasan todas estas sensaciones que producen la mezcla de estas drogas y comprendo el efecto de la mefedrona aplicado al sexo… De hecho lo que pienso es en los orgasmos que he experimentado con diferentes sustancias incluidos el alcohol y el cannabis y comparo. Aquí plasmo mis experiencias sobre alguna de estas drogas:

  • Con el alcohol más o menos todos tenemos alguna experiencia sexual y ya sabemos que tener sexo borrachos ¡es lo peor!
  • Con el cannabis, en momentos de relax, follar es placentero y casi se puede convertir en hacer el amor sin tener intención, ya que los sentidos están hipersensibles y el orgasmo para mi aumenta en un peldaño al obtenido sin tomar ninguna sustancia.
  • Con una mezcla moderada de los dos anteriores tener un encuentro sexual se convierte en algo mucho más divertido puesto que se juntan los efectos inhibidores  del alcohol con los del cannabis como la risa y la disminución de fatiga muscular. Aquí podemos subir otro peldaño en el nivel de los orgasmos.
  • Con el MDMA son palabras mayores para mi… Sólo hay que leer los efectos que produce :

“Actúa fundamentalmente sobre el neurotransmisor serotonina: induce un leve estado alterado de conciencia caracterizado por una amplificación e intensificación de las sensaciones emocionales, sentimientos de cercanía hacia los demás, de confianza y empatía, sensaciones de autoestima, de bienestar y felicidad, desinhibición, euforia, estimulación o calma y amigabilidad, incremento en la necesidad de comunicarse con los demás, aumento en la apreciación de la música y modificación de las percepciones sensoriales, deseos de abrazar y besar a los demás…

El orgasmo con MDMA, en situaciones más o menos bajo control, es casi cósmico, combinado con la pareja adecuada se puede llegar a experimentar el orgasmo a la vez y tener una sensación de abandono del cuerpo prolongando el orgasmo en tiempo e intensidad e incluso enlazar orgasmos.

Dicho esto y para terminar mi mejor orgasmo, que además recuerdo claramente, ha sido con el MDMA, un medicamento que el laboratorio Merck había desarrollado en 1912 y que el fallecido Alexander Shulgin empleó en el tratamiento de las depresiones.

Os recomiendo el consumo responsable de cualquier sustancia.

logo firma